‘Wonder Woman’: Beatiful Woman

 

Gran expectación es la que se había levantado entorno al estreno de la nueva heroína de DC Comics, la primera en tener su propio Blockbuster y la primera superproducción dirigida por una mujer, la escritora y directora norteamericana Patty Jenkins quien debutara en 2003 con ‘Monster’, ya saben ese film del que no soy muy fan y que transformó a la bellísima Charlize Theron en una mujer fea y malhablada (papel que le valió el oscar a la sudafricana).

Jenkins, además de convertirse en reclamo por ser la primera mujer en dirigir un film de superhéroes (ojalá esto no fuera noticia), realiza un trabajo eficiente, de los llamados ‘de manual’ aceptando los términos de quienes le han puesto en su lugar; es decir el realizar un film más cercano al espectador, que se aproxime en cuanto a estructura y dimensiones a las realizadas por la Marvel, que evite los trasfondos oscuros y trascendentes de sus predecesoras de DC (‘El hombre de acero’ o ‘Batman vs. Superman’) y que aproveche el innegable tirón de una actriz de una belleza incuestionable como el de la israelí Gal Gadot.

Con esos elementos lo cierto es que Patty Jenkins aligera el guion que había confeccionado Allan Heinberg (quien curiosamente saltó a la fama tras crear los guiones para la saga Marvel de ‘Jóvenes Vengadores’ en 2005) con el fin de potenciar la figura de Diana de Themyscira, su romance con el personaje de Steve Trevor (Chris Pine) y el de derrotar a los malvados de turno a modo de presentación al mundo no lector del cómic. La película además de contar con la pareja protagonista compuesta por la bella aunque regular actriz que es Gal Gadot y el más consolidado Chris Pine (Pine claramente lleva el peso interpretativo del film), cuenta con la presencia de actores de la talla de Danny Huston, David Thewlis, Robin Wright, Connie Nielsen, Lucy Davis (The Office) en el papel más cómico del film y la española Elena Anaya (actriz que recordarán que ya tuvo una experiencia parecida en ‘Van Helsing’ en 2004).

‘Wonder Woman’ a pesar de desarrollarse durante la I Guerra Mundial (en el cómic su creación fue durante la II Guerra Mundial) presenta muchos paralelismos con ‘Capitán América: El primer Vengador’ ambientada en la II GM: presentan al personaje durante un tramo inicial para finalmente pelear contra los alemanes tras comprender que sus poderes pueden ser un arma clave en la derrota de estos y así acabar con la guerra. Una temática que más por problema personal que de otra índole no me termina de satisfacer. En ella conoceremos a Diana, una amazona y princesa guerrera que vive en una isla oculta por la mano de Zeus para proteger a la humanidad ante el previsible retorno de Ares, dios griego de la guerra e hijo del propio Zeus. Tras un tramo en el que con un mejorable CGI conoceremos la personalidad luchadora de la protagonista y su adiestramiento a manos de su tía Antiope (Robin Wrght) el film presenta al Mayor Steve Trevor, un espía estadounidense (¡como no!) en trabajo para los británicos que cae sobre la isla mientras es perseguido por los alemanes, y terminando salvado por el ejército de las amazonas. A partir de ahí, el espíritu indómito y su afán por lograr la paz y matar a Ares hace que Diana abandone la isla para viajar junto a Steve al mundo real. Allí se dará de bruces con la realidad, en una crítica hacia los políticos y diplomáticos internacionales por no actuar siempre por el bien de la población, y decidirá ayudar al Mayor Trevor y su disparatado grupo de ayudantes (Saïd Taghmaoui, Ewen Bremner y Eugene Brave Rock ) en una misión de grandes proporciones.

Un film al que le sobran 20 minutos de metraje que resulta medianamente entretenido y que sirve como lucimiento de una actriz de gran belleza en la denominada aventura más feminista, pero que en mi caso no ha cumplido con las expectativas creadas. Destacar la estruendosa banda sonora de Rupert Gregson-Williams, salido junto a su hermano de la factoría de Hans Zimmer y a quién hemos escuchado recientemente en películas como la deficiente ‘La leyenda de Tarzán’ o la multinominada al Oscar ‘Hasta el útlimo hombre’ de Mel Gibson y quien, como curiosa coincidencia, comparte película de estreno esta semana en nuestro país con su hermano mayor Harry Gregson-Williams a quien podremos escuchar a través de la banda sonora de ‘La casa de la esperanza’.

LO MEJOR: La belleza de Gal Gadot. El reparto en general. Su aire de aventuras.

LO PEOR: Que nos quieran vender la súper película que sin duda No es.

VALORACIÓN:

Fotografía: 6

Banda Sonora: 6,5

Interpretación: 6

Guión: 5

Dirección: 5,5

Satisfacción personal: 5,5

NOTA FINAL: 5,75

VER FICHA TÉCNICA