«Vengadores: Endgame»: Los ‘leftovers’ de Marvel

 

“Habrá más películas de Marvel, pero ninguna será como ésta”. “Una locura, una celebración y una despedida conmovedora”.”Todo el Universo conocido se rendirá ante ella”…Estas son alguna de las frases que se han escrito a pocas horas del estreno oficial ante el público de la nueva entrega de “Los Vengadores”. Y como ven ha gustado a la prensa y hay ganas de que guste. A partir de las 19.00 horas del jueves 25 de abril se puede exhibir la película y yo seré uno de los que la vean en los primeros pases. ¿Me urge hacerlo? En principio no, pero parece que es la típica película que apetece verla en compañía de amigos. Más expectación me produce “Star wars: the rise of Skywalker” y ahí si que intentaremos ir a los pases nocturnos como ya hizo el equipo de habladecine en las dos primeras entregas.

Me permitirán que “vomite” algunas sensaciones a favor y en contra de esta saga Marvel y prometo que seré justo a la hora de comentar la película, lo haré con cabeza, corazón y tripas. Me parece que los veintitantos títulos estrenados son bastante dignos ( mucho más irregular me parecen los títulos estrenados por Warner y DC Comics). No hay ninguno que suspenda aunque el poso que dejan en mí es tan efímero que no puedo contar el argumento de ninguno de ellos. Solo Infinity War me pudo emocionar un poco más y creo que es de las mejores entregas. Y como en la escena final de esta primera parte, el recuerdo de los films es tan breve en mi memoria que supongo que tendré que darme prisa en escribir la critica de Endgame. No me mal interpreten, no soy un hater, pero son puro entretenimiento, los argumentos son correctos y en cuestión de efectos especiales todo está visto: no producen la emoción que en su día nos causaron títulos verdaderamente grandes como “Parque Jurásico”, “Terminator 2” o “Titanic”.

Y luego como cinefilo y asumiendo que el cine es una industria me da mucha pena que la deriva que esta teniendo la exhibición cinematográfica. La presencia en nuestras vidas de las plataformas ha cambiado ( para mucha gente) la manera de ver cine y parece que son el futuro ( aunque Netflix y su gran deuda se asemejan al comensal hiper obeso de “El sentido de la vida” de los Monty Pithon, a punto de estallar). Y por lo que se refiere a las salas, Disney es la que corta el bacalao, y parece que rige la programación cinematográfica de la temporada. Las anteriormente fuertes majors tipo Paramount o Columbia estrenan lo que pueden ( la primera sobrevive gracias a Tom Cruise), Universal aún le hace algo la competencia y Warner intenta sacar a flote su franquicia DC. Y Fox, ha sido fagocitada por Disney y no sabemos que nos ofrecerá en el futuro.

Entiendanme, yo disfruto con el Cine, con mayúsculas, sea cual sea el genero, en pantalla grande o menos grande, pero el hype que produce el estreno de estos blockbuster me parece desmesurado y desearía una oferta más variada venida de Hollywood que no solo films de superhéroes o remakes de títulos de animación. Una producción más adulta que estimule al espectador. En Televisión parece haber más ambición que en cine en ese aspecto. Pero entiendo que es un deseo que no es nuevo aunque la sensación es que la falta de ideas en la industria cinematográfica actual va ganando terreno.

Pero al Cesar lo que es del Cesar. Vista “Vengadores: endgame” en una sala de cine abarrotada, con un público entregado ( olores, ruiditos y manejo abusivo de móviles aparte, aunque tolerable), que aguanta las tres horas de metraje con expectación, debo quitarme el sombrero, no sé si ante los guionistas o ante los hermanos Russo. Pero lo que he visto en pantalla me ha gustado y lo he disfrutado.

La película empieza a saco, sin logotipos, tanto es así que tardas unos segundos en darte cuenta de que no es un trailer. El impactante final de Infinity War, con la mitad de la humanidad volatilizándose por obra y gracia del malvado ( y muy humano) Thanos tiene sus consecuencias, pues los supervivientes han de afrontar el shock que produce la desaparición de colegas y seres queridos. Ahora queda intentar descubrir el modo de solucionar lo ocurrido pero las opciones son pocas y complejas.

Yo creo que Marvel, consciente de lo que iba a significar esta película, asumió que había que tomarse las cosas con calma y ya desde el principio sabia que la duración del film no iba a ser un problema pues tendría un público fiel y expectante. Por eso no duda en dedicarle casi una hora de metraje al duelo. El impacto por lo ocurrido da paso al dolor, el dolor al largo duelo, y el duelo alberga la culpabilidad en muchos casos. Hay mucha conversación en este arranque, y muchos tienen una herida especial por esa persona, compañero, pareja desaparecido o alejado en el espacio. Los vínculos creados a lo largo de las veintidós entregas se expresan con mucha intensidad y aquí es donde la fidelidad y la entrega de cada espectador se pone a prueba. Yo valoro la valentía de sus creadores pues como digo esta primera parte tiene poca acción y mucha terapia. Y la contemplo con distancia, no me emociona en ningún momento pero valoro el intento, sobre todo por esta primera parte con mucho drama y poco efecto especial.

Un gran acierto de este arranque es la voluntad de humanizar a los personajes. Que podamos contemplar su comportamiento en sus relaciones personales lejos de su imagen épica y sobrehumana. Y enlazando con Infinity War, se ahonda también en el aspecto más terrenal y humano de Thanos, ese monstruo extraterrestre demasiado parecido a los terrícolas. Además lo veo beneficioso para un público poco acostumbrado a reparar en la parte humana y sensible de estas películas y quedarse con el humor y la acción. Por cierto, un reconocimiento a Disney por apostar por la diversidad, como ya hizo en “La Bella y la Bestia” y mostrarnos, aunque sea durante 1,4 segundos ( y esto es literal) a un personaje gay con toda normalidad. Paso a paso.

Pero pronto comienza la fiesta y ahí es donde no queda otra que aplaudir a los guionistas pues han logrado pergeñar un argumento a la altura de lo que el público espera, un auténtico fin de fiesta con fuegos artificiales, con un clímax espectacular y, además, echándole arrestos a la hora de afrontar ciertas decisiones argumentales. Si no han visto la película, mejor no sigan leyendo pues la configuración de la historia es un spoiler en si misma, más que destripar el argumento. Y es que los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely crean una historia original y apasionante que obliga a los Vengadores a enfrentarse con hechos de su pasado, sucesos que han acaecido en anteriores entregas. De esta manera, Vengadores: Endgame no solo es grande por reunir a TODOS los superhéroes, sino que incluso integra a muchos personajes que han aparecido en las películas que protagonizan individualmente cada uno de ellos, aparte de hacernos recordar aventuras pasadas sin tener la sensación de estar ante un “grandes éxitos” que recicle historias ya vistas.

El grueso central del film es una carrera contra reloj llena de acción con grandes dosis de comedia, un circo de cuatro pistas a cual más emocionante y en la que la trama se va complicando para poder justificar ese tramo final que la que la esencia de estas subsaga de los Vengadores alcanza su máximo sentido: la unión hace la fuerza. Una de las partes más delicadas de estas películas es ofrecer al espectador algo distinto y que no sea un suma y sigue. Después de una parte emocionante y trepidante siempre queda esperar el enfrentamiento final y, admitámoslo, ya ha habido muchos y se cae en el peligro de ser repetitivo y ofrecer más de lo mismo. Por ello hay que reconocer que se ha hecho un buen trabajo y se crea un clímax final que aúna escenas de masas espectaculares, una equidad en la participación de los vengadores en el enfrentamiento, pudiendo ver también su parte más débil y humana y unas cuantas dosis de emoción para que el espectador no piense que las cosas vayan a salir bien ( aunque se lo pueda imaginar).

En el ámbito de efectos especiales no nos encontramos ante una película innovadora. Están bien pero no hay nada destacable, salvo el nuevo “look” de Bruce Banner. Incluso las escenas finales recuerdan un poco a algunas secuencias de “El señor de los anillos”. Hoy en día seria delito hacer mal un efecto, y esta entrega cumple pero ya está. La banda sonora de Alan Silvestri acompaña las imágenes sin que haya compuesto un tema que nos acompañe a la salida del cine, y tampoco abusa del tema principal por todos conocidos. Tampoco la fotografía de Trent Opaloch es de Oscar pero es de agradecer que no sea confusa en la parte de las peleas y enfrentamientos, algo muy normal en este tipo de films donde impera el caos y la destrucción.

Hablar de los actores requeriría un anexo y no merece la pena enumerar el inmenso casting. Pero, aparte de los ya esperados, un aliciente es descubrir a los “inesperados”, la mayoría con frase (incluido un actor recientemente retirado de las pantallas). Lo cierto es que no se cuanto se habrán dejado en sueldos los de Disney, porque el reparto, como la película, es épico. Podemos destacar a los principales. Los más divertidos serían Chris Hensworth que se autoparodia en su papel de Dios caído que llora, bromea y bebe. Mark Ruffalo es el entrañable Hulk, quizás el vengador que mejor cae al publico, aquí con un curioso aspecto que ha puesto a trabajar al departamento de efectos especiales para dotarlo de expresividad. Robert Downey jr sigue con su pose pilla e irónica aunque menos que en otras entregas. Paul Rudd es un comediante nato al que su papel de Ant man le va como anillo al dedo. Jeremy Renner, a pesar de la gravedad de su papel, asume dignamente su rol. Y Brie Larson, la nueva incorporación, entra en el grupo como elefante en una cacharreria.

El grupo de los más aburridos estaría capitaneado, nunca mejor dicho, por Chris Evans, siempre tan inexpresivo desde el pedestal del Capitan América, que parece cargar siempre sobre sus espaldas el peso del mundo. Y Scarlett Johannson, en un papel demasiado escaso de humor.

Por supuesto, mencionar a Josh Brolin, el actor que esta bajo la imponente presencia de Thanos, que con sus gestos captados por ordenador da profundidad y trascendencia a su personaje.

Hay que ser fan o al menos seguidor de esta saga y de este tipo de películas para conectar y quizás emocionarse con este épico final, un autentico festín y una reunión casi familiar y así lo sentirán quienes hayan participado de todas las aventuras de estos héroes que, para bien o para mal, han llegado a formar parte de nuestra cultura cinéfila. Y un aplauso para los Hermanos Russo por dejar el listón bien alto, ofrecer un gran espectáculo, un guión redondo y asumir unos cuantos riesgos que no suelen ser frecuentes en este tipo de blockbuster. Un autentica gozada.

Un ultimo inciso para acabar. Que opinan. Capitana Marvel ¿pelo corto o lago? Yo voto por pelo largo…

TEXTO: Luis Arrechea.

LO MEJOR: Lo bien medido que está la participación de los personajes en función de la deriva argumental. El momento #me too en la batalla final. El impresionante plano secuencia final con casi todo el cast en pantalla.

LO PEOR: La parte dramática inicial es un poco larga. Algunas frases del guion pecan de sensibleras.

VALORACIÓN:

Fotografía: 7

Banda Sonora: 7

Interpretaciones : 8

Dirección: 8

Guión: 9

Satisfacción: 8

NOTA FINAL: 7,9