‘Paraíso’: El juicio final

                                                              

 

Siguiendo la magnífica línea de satisfacción por la que me está conduciendo la Sección Oficial de FICX alcanzamos quizás la mejor de las visionadas hasta la fecha: Paraíso del director ruso Andrei Konchalovsky. Ganadora del león de plata a mejor dirección en Venecia (premio del cual Konchalovsky ya podía presumir con anterioridad) y presentada por Rusia para los próximos Oscar en la categoría de habla no inglesa.

Tras más de cincuenta años de carrera, el polivalente y versátil aunque no siempre cómodo cine del veterano (79 años) y cinco veces casado Andrei Konchalovsky alcanza quizás su cenit en el crepúsculo de su amplia carrera. Un film áspero, duro dada la temática -II Guerra mundial- pero absolutamente inspirado y contundente. La película sigue a tres personajes diferentes que tendrán relación: Jules, un francés en puesto de privilegio colaborador con la ocupación nazi; Olga, una aristócrata rusa emigrante e integrante de la Resistencia francesa; y Helmut, un ambicioso oficial de las S.S. de origen también aristocrático.

1473450430_143223_1473450610_noticia_normal

El film, mostrado en un elegante blanco y negro en formato 4:3, no escatima en sentimientos y emociones algunas desgarradoras emergiendo como catarsis de los estómagos resistentes. Las dudas de los colaboracionistas franceses, el riesgo de la vida en la resistencia y la ambición de un imperio en los comienzos de su descomposición. Piezas que se combinarán en relatos mientras los protagonistas son entrevistados delante de una mesa. Un juego narrativo ya contemplado décadas atrás de la mano de Kurosawa y su estratosférico Rashomon. Una historia que de la mano de dos magníficas interpretaciones (las de Yuliya Vysotskaya, esposa de Konchalovsky, y la del debutante Christian Clauss) hipnotiza ante la barbarie. Una reflexión sobre el miedo, la incapacidad humana y la subyugación de la razón en tiempos de guerra.

Debe de estar sí o sí en algún apartado del palmarés que conoceremos el sábado a mitad de mañana.

Lo mejor: La inteligencia del guión y la naturalidad de las interpretaciones. Su desenlace.

Lo peor: Su duración, de 130 minutos.

Texto: Alfonso Asín.

VALORACIÓN:

Banda sonora: 7

Fotografía: 8,5

Interpretaciones: 7,5

Guión: 8

Dirección: 9

Satisfacción: 8

NOTA FINAL: 8