“Noche de juegos”: La (sorpresiva) vida lúdica fuera de los videojuegos

John Francis Daley y Jonathan Daley estrenan en España su segunda película, otra comedia alocada repleta de situaciones rocambolescas y absurdas que provocan en más de un caso la carcajada. Este dúo ya lograron algo parecido -quizás en menor medida- en su debut, la disparatada ‘Vacaciones’ (2015) la cual suponía a su vez el remake de ‘Vacaciones en Las Vegas’, protagoniza en su día por Chevy Chase y con cameo en su modernización. Un Chevy Chase que en los 80 era un auténtico hacedor de películas de dudosa calidad, pura serie b, que sin embargo lograron atraer un gran número de seguidores en torno a esa gran parodia surrealista del modo de vida americano (National Lampoon) cuyo cenit alcanzó el gran John Landis con ‘Desmadre a la americana’ (1978).

Noche de juegos‘ es una comedia negra de acción que, como decía en el párrafo anterior, es de esas que bordean y transitan la maravillosa línea del absurdo y que aunque de forma inevitable y en más de una ocasión saque a relucir la temida ‘brocha gorda’ resulta francamente divertida y entretenida. Antes de entrar a comentar la trama y los personajes secundarios que con mayor o menor acierto se plasman en pantalla diré algo: la pareja protagonista desprenden una química fabulosa. Tanto Jason Bateman como la guapísima Rachel McAdams ponen ese divertido tono cómico y esa gran experiencia ganada con los años para echarse al público al bolsillo gracias, entre otras cosas, al carisma del primero y la enorme versatilidad de la segunda (rápidamente la podemos recordar en dramas románticos, comedias fantásticas, densos thrillers seriéfilos…) pero siempre ambos sabiendo reírse de uno mismo.

La película está escrita por Mark Pérez y en ocasiones parece nacer la idea del film de esa gran película que nos brindó David Fincher en el crepúsculo del siglo XX, The Game, protagonizada por Michael Douglas y Sean Penn y que inevitablemente nos vendrá a la memoria tras el asunto que se les vendrá encima. Rebobinando un poco, la historia nos cuenta como una pareja se conoce y parece haber nacido el uno para el otro gracias a su pasión y habilidad para los juegos de mesa, de preguntas y acertijos. Una vez conformada como paraje estable conoceremos a su grupo de amigos, quienes de forma regular se reunirán en casa de la pareja (Bateman-McAdams) para tener una ‘noche de juegos’. El tono del film ira combinando alguna broma más sencilla entorno a clichés de género o las habilidades mentales de uno y otro para ir entremezclando con gran acierto y habilidad un montón de trabajados guiños cinéfilos, unos guiños con mayor o menor colmillo afilado pero que en cualquier caso gustarán sobretodo a quienes conozcan las película y los actores a los que aquí se harán referencia. La historia se complicará con la aparición del exitoso hermano del protagonista (Kyle Chandler), la misteriosa mirada del vecino solitario (un muy divertido Jesse Plemons) y un juego estilo ‘Cluedo’ en el que los protagonistas se verán inmersos. Uns historia donde la ingenuidad y poca cultura del personaje interpretado por Billy Magnussen provocarán más de una sonrisa.

La película tiene mucho ritmo y el guión va entrando en incongruencias y sinsentidos, lógicos dentro de la ilógica, pero aportando momentos anticlimáticos otros cómicos incómodos y siempre equívocos continuados. A pesar de que el tramo final la historia se desmadra en exceso, el guión de Pérez y el buen hacer en la dirección de John Francis Daley y Jonathan Daley buscan hacer un tirabuzón invertido bastante eficiente donde las neuronas pueden quedarse a descansar.

Un film aconsejable para pasar un buen rato, distraerse y encontrar abundantes guiños cinéfilos. Resolutivo y que da lo que ofrece en el que veremos los pequeños de Danny Huston, Michael C. Hall o el cameo de Jeffrey Wright.

Texto: Alfonso Asín.

LO MEJOR: La escena de los primeros auxilios entre los protagonistas. Completamente desternillante. Los aguijonazos simpáticos hacia algunos compañeros de profesión. La química entre la pareja protagonista.

LO PEOR: El film tiene algún bajón y parece enrocarse en la parte final.

VALORACIÓN:

Banda sonora: 6

Fotografía: 6,5

Interpretación: 7

Guión: 6,5

Dirección: 6

Satisfacción: 6

NOTA FINAL : 6,3