“María by Callas”: La diosa que solo quería ser mujer

Para mí cantar no es solo un acto de orgullo, sino un intento de alcanzar el cielo porque es el lugar donde reina la plena armonía”. Ésta es solo una de las frases que pronuncia María Callas en una entrevista que el periodista David Frost realizó a la diva el 10 de diciembre de 1970, y que ha estado guardada en cajón más de 40 años; una conversación cómoda, distendida, divertida en algunos momentos e intensa en la mayoría. En un momento de la vida de la cantante en la que claramente estaba de vuelta de todo, preparada para hablar con franqueza de su vida y de su intimidad. Desde la posición de quien sabe que no tiene nada que perder, que da igual si gana o pierde adeptos con sus palabras. Esa posición elevada de quien es único, lo sabe, lo comparte y lo disfruta.

El género del documental se ha hecho un hueco propio en el panorama cinematográfico. Aunque no llegan a todas las pantallas con la misma facilidad que un film de ficción, todas las semanas se cuela uno en el panorama de estrenos, y algunos, como el que tratamos, se distribuye generosamente. Si además se trata del subgénero del biopic y el personaje analizado es tan atractivo como el de María Callas, el interés se acrecienta. Asif Kapadia es autor de dos de los más interesantes que hemos podido ver en salas, “Senna” y Amy”. Afortunadamente, los reportajes no se limitan a entrevistas protagonizadas por bustos parlantes sino que los directores mezclan ficción y realidad, hacen uso del material cinematográfico y de los testimonios de los cercanos para conformar trabajos con aroma a película de ficción; yo lo comparo un tanto con el grandioso trabajo que realizó Oliver Stone en la obra maestra que fue “JFK: Caso abierto”, docudrama en el que el director mezclaba soportes y texturas creando un formato que se ha usado mucho en el campo del documental.

Volviendo a Callas, el fotógrafo Tom Volf ha confeccionado un trabajo que se aleja de los biopics clásicos en cuanto no persigue hace una descripción cronológica de la vida de la cantante, un relato equilibrado que discurra piano a piano por las distintas etapas de su vida. Es más, para el espectador profano puede ser confuso ubicar a muchos personajes que aparecen en los documentos gráficos ( aquí no habría venido mal una identificación a pie de imagen). Paradojicamente, Volf pasa de puntillas por la infancia y los inicios artísticos de la diva y aterriza casi desde el comienzo del documental en aquellos momentos en los que María Callas ya era famosa y reconocida. En este punto destaca la importancia que la aragonesa Elvira de Hidalgo, la gran soprano turolense, tuvo en la educación y perfeccionamiento vocal de la joven cantante greco-estadounidense, y lo descubrimos a través de testimonios de la propia Hidalgo.

Y es que la intención del director sobre todo es que sea la propia Callas quien nos cuenta como es en realidad. Quien es la mujer que se oculta sobre capas y capas de divinidad, de talento único, de ese Olimpo desde el que unos pocos parecen mirar al resto de los mortales. Para eso, aparte de la mencionada entrevista de Frost y de otras tantas que pueblan el film, tenemos a la propia Callas, encarnada en la voz de la actriz francesa Fanny Ardant, quien, a través de la lectura escenificada de cartas personales, relata a corazón abierto los sentimientos de la cantante.

Vida artística y personal….y Onassis. El fantasma del armador griego planea durante toda la vida de la Callas y condiciona su estado personal. Casi nos cuesta identificar quien fue su marido y solo en el momento de su ruptura descubrimos su nombre. Pero Onassis va y viene y ella lo defiende a capa y espada a pesar de la traición que sufrió de quien era su gran amor.

Porque una cosa que sorprende y puede condicionar nuestra opinión sobre ella es las frases un tanto reaccionarias que pronuncia en sus encuentros con Frost y que hay que enmarcar en el contexto en el que transcurren los hechos. Vemos una mujer cuyo futuro fue decidido sin discusión en el entorno familiar. Una mujer que, mientras dedicaba todos sus esfuerzos a perfeccionar su estilo, a exigir lo mejor de la gente con la que trataba, a no conformarse con mediocridades escénicas y artísticas, pronunciaba frases como ésta: “ Creo que lo más importante para una mujer es tener un hombre y hacerle feliz. Hubiera renunciado a mi carrera”. Ella afirmaba con rotundidad que, en cualquier momento, habría abandonado sin dudarlo su carrera para formar una familia. Las dos cosas juntas eran imposible compaginarlas, por lo que una habría de ser sacrificada. Egoístamente, hemos de pensar que somos afortunados de que su vida sentimental no cuajara y así haber disfrutado de una artista única.

Una de las características del documental es que es muy generoso mostrando la vida artística de la Callas. A lo largo del film vemos muchas actuaciones de la cantante, ya dentro de famosos montajes operísticos, ya en los recitales que dio en los mejores teatros del mundo: Madame Butterfly, La Traviata, Norma, Carmen…. Incluso para quien no sea aficionado o no conozca el género será un disfrute escuchar los temas que la cantante interpreta. Ademas veremos documentos de sus giras mundiales, España incluida, de los famosos con los que se relacionó, de su breve paso por el cine y su amistad con Passolini… y en todo momento, incluso en la intimidad de su retiro, manteniendo una dignidad estética, un porte único, y no pensando en que lo hace por el publico o la prensa ( con la que no mantuvo buenas relaciones en varios momentos de su carrera), sino por ella misma.

Una buena oportunidad para los profanos de acercarse a un mito y a un género poco accesible para muchos, y un festín para los incondicionales. Un film que se aparta de los biopics tradicionales y que puede defraudar a quien quiera conocer mas datos de la vida de la artista. Pero es que María by Callas es aquello que reza el titulo: una confesión a corazón abierto de la propia diva en la que habla de si misma y hace un disección de la mujer y de la artista, consiguiendo que podamos conocerla, comprenderla o no, estimarla o rechazarla. Eso dependerá de cada uno. Pero un estimable trabajo hecho con buen gusto, abundantisimo material cinematográfico, con la voz presente y permanente de la diva, que abre su corazón al publico del siglo XXI. Muy recomendable.

Texto: Luis Arrechea.

LO MEJOR: Los insertos de la entrevista con Frost y la picardia de la cantante. Los abundantes números musicales.

LO PEOR: No habría venido mal un poco más de información adicional para el espectador profano.

VALORACIÓN:

Fotografía: 7

Banda Sonora: 8

Interpretaciones : 8 ( la gran actuación que la Callas ofrece en cada documento, ya sea en actuaciones teatrales como en entrevistas o ruedas de prensa, incluso relajada en el jardín de su casa).

Dirección: 7,5

Guión: 7

Satisfacción: 7

NOTA FINAL: 7,42