‘En la sombra’: Esperanza y justicia frente al trauma

 

El prolífico realizador alemán de origen turco Fatih Akin estrena en España su última película ‘En la sombra’, film que obtuvo el Globo de Oro y el Critics Choice Award a mejor película de habla no inglesa (en los Oscars ha quedado fuera en el último corte, cuando de 9 preseleccionados se eligieron las 5 finalistas), amén del premio en Cannes para su protagonista, la también germana y bastante destacada internacionalmente Diane Kruger.

Akin escribe además esta historia cargada de reseñas personales, de temores referenciales que lanza contra la pantalla para revelarlos a cada espectador involucrado. Los miedo de una amenaza oculta que va asomándose con mayor fuerza con el paso de los años y que se enmarca con un telón claro de fondo: la crisis económica mundial y las crisis migratorias y de refugiados que asola Europa central y el oeste de Europa. Fatih Akin nos cuenta cómo desde la sombra emergen desde hace tiempo varios de los mayores enemigos en el futuro mundial: la intolerancia y el racismo que desembocan en la formación de grupos de ideología neonazi. En concreto pone el foco sobre los asesinatos que un grupo denominado Clandestinidad Nacionalsocialista realizaron en el país alemán desde el 2000 al 2006 (denominados los asesinatos del Bósforo) mostrándonos un caso particular ficticio en su mayor parte pero con referencias y situaciones reales.

En la sombra’ nos cuenta la dura realidad de Katja (Diane Kruger), una mujer casada con un kurdo reinsertado en la sociedad y con un hijo en común, que sufre la enorme pérdida de ambos tras un ataque terrorista en un barrio de origen turco. Esa base, tras contarnos brevemente su enlace matrimonial en formato casero, es la que utiliza Akin para mostrarnos el desamparo de una mujer alemana a la que se le ha robado su futuro y su esperanza en la vida. Articulado en 3 capítulos, el film gira entorno al duelo de la protagonista –una inconmensurable Kruger fascina en el primer tramo- y al posterior juicio sobre una pareja de sospechosos de tendencia neonazi.

La película se orienta y se posiciona claramente del lado de la víctima aunque de alguna manera quiere poner también de manifiesto las dudas que genera en la sociedad receptora de inmigración –y máxime en quienes tienen unas orientaciones claramente xenófobas– el que éstos caigan en las redes de la delincuencia. La historia, siempre con el foco puesto en Katja (el personaje de Kruger), es mostrada en diferentes formatos y en diferentes instantes alrededor del juicio. El antes y el después de la pérdida y de la actuación posterior de la justicia.

El tramo central del film deja el drama más potente y trágico para convertirse en un film judicial eficiente aunque un tanto rudimentario (el uso de las técnicas de filmación las deja de lado para centrarse en las pruebas para conseguir un veredicto). La última y más controvertida parte del film no me resultó torpe en su concepción y sentido pero sí algo más inverosímil que los dos primeros tercios de un buen nivel. En el fondo, Akin busca que el espectador se haga preguntas y se plantee cuan cerca están las sombras de salir a la luz en la calle de al lado.

Técnicamente la película no es de las mejores (tanto el trabajo en fotografía como en banda sonora no son excesivamente meritorios) aunque sabe plasmar el drama y el odio con notable pulso en este relato que combina géneros y que culmina a modo de thriller. Una película escrita y dirigida por un Akin que vuelve a recuperar el buen tono perdido con ‘Goddbye Berlín’ en la que, si bien volvía a criticar aspectos de la sociedad contemporánea, lo hacía de una manera más trivial a través de la mirada de un joven adolescente (conviene recordar que el bueno de Fatih Akin sabe lo que es ganar en Berlín el Oso de Oro gracias a ‘Contra la pared’ o el premio a mejor guión en Cannes con ‘Al otro lado’ en 2007). En definitiva, un film destacable que logró captar toda mi atención y que, a pesar de ser un bien film, puede pasar más desapercibido por la fecha de estreno y sus ‘compañeras’ en cartel (‘Lady bird’ y ‘Yo, Tonya’).

Texto: Alfonso Asín.

LO MEJOR: Diane Kruger.

LO PEOR: El último tercio no me resultó del todo creíble dentro de un film que usa la cercanía y el realismo.

VALORACIÓN:

Banda sonora: 5

Fotografía: 6

Interpretación: 8

Guión: 7

Dirección: 6

Satisfacción: 6,5

NOTA FINAL: 6,5