‘La llamada’: Un ‘alabaré’ psicotrópico la mar de divertido

 

Si en La Llamada dirigida por Javier Setó en 1965 vivíamos un drama paranormal con un joven Emilio Gutiérrez Caba sufriendo unas extrañas apariciones, será en La Llamada de 2017 una bellísima y entregada a su papel Macarena García quién también sufre otras curiosas y musicales apariciones divinas.

Leves coincidencias aparte, lo primero que diré sobre La Llamada (dirigida por el tándem compuesto por Javier Ambrossi y Javier Calvo) es que oscila sobre el concepto de frescura que ‘los Javis’ han sabido trasladar en este su debut cinematográfico tras la primera y exitosa aventura que supuso la premiada web serie (3 premios Feroz) ‘Paquita Salas’, ahora adquirida por la poderosa Netflix y confirmada para una segunda temporada. El film consigue plasmar el ánimo de todas sus -pocas- intérpretes gracias a un abanico de personalidades cuidado, heterogéneo y espasmódico incluso gracias a la notabilísima tarea de dirección de actores de la pareja de directores así como la fiabilidad de un reparto joven (en gran parte) pero consolidado por méritos propios.

Si debemos a Pablo Berger el habernos descubierto la dulzura de una maravillosa Macarena García en la multipremiada ‘Blancanieves’, también haremos lo propio con Icíar Bollaín al lanzar al estrellato a la mucho más racial y temperamental Anna Castillo, haciendo de dicha pareja de amigas en la ‘La Llamada’ una pareja de ganadoras del Goya a mejor actriz revelación en la vida real por sendas películas.

El film transita entre la comedia, el musical y el drama existencial como quien salta de nube en nube de algodón. Unas veces de manera suave y dulce, alguna celebrando un cisma existencial y otras de manera algo más empalagosa o cargante, aunque siempre buscando un sentido y consiguiendo el efecto deseado. Si nos centramos en los aciertos del film, irremediablemente tenemos que hablar del reparto. Las ya mencionadas Macarena García y Anna Castillo son magníficamente secundadas por Gracia Olayo (muy divertida) y Belén Cuesta (pura bondad), la veterana y muy particular monja que llega para inculcar rectitud y espiritualidad en la pareja de amigas descarriadas (María y Susana) y la novicia con dudas que deja libertad a estas sintiendo una empatía muy especial. Hurgando más allá del nivel interpretativo -ojo también a las apariciones de Richard Collins-Moore– podemos confirmar que la mezcla entre los chispeantes diálogos que el guion aporta (guion realizado también por Javier Ambrossi y Javier Calvo adaptando y manteniendo la esencia de la obra teatral underground del mismo nombre y de gran éxito, también de creación propia) y la variada banda sonora (desde el reggeton y electro-latino que disfrutan al principio las protagonistas al de infinita mayor calidad de Presuntos Implicados o Whitney Houston) convergen en un resultado muy libre, provocativo, claustrofóbico en ocasiones (casi todo está rodado en espacios cerrados con énfasis en una cabaña del Campamento religioso ‘La brújula’ en el que se desarrolla la mayor parte de la acción) y francamente divertido donde la evolución personal de cada protagonista alcanzará un clímax final muy emotivo.

A pesar de todos los halagos a los que hago referencia es cierto que también hay que hablar de ciertos puntos más oscuros en la trama. Dichos puntos, de menor calado eso sí, podrían focalizarse en el brusco cambio de cierto personaje, en el relleno que supone la aparición de –por ejemplo- Secun de la Rosa (en un guiño a la obra teatral) o lo algo cargante que llega a resultar la melosa y dubitativa personalidad de la novicia. Puntos estos que no evitan de ninguna manera disfrutar de uno de los mejores films españoles del año.

En definitiva, ‘La Llamada’ es un canto a la libertad que entremezcla amistad y religión de una manera muy especial con una gran sintonía entre actrices, dando un fruto fresco muy apetecible de gran éxito de crítica y público y que seguro arrasa en la próxima Fiesta del cine.

Texto: Alfonso Asín.

LO MEJOR: El reparto. Las apariciones de Richard Collins-Moore. Lo divertido de los diálogos.

LO PEOR: Que se pueda considerar irreverente por quien no sea abierto de miras.

VALORACIÓN:

Fotografía: 7

Banda sonora: 8

Interpretación: 8,5

Guion: 7

Dirección: 8

Satisfacción: 8,5

NOTA FINAL: 7,85

VER FICHA TÉCNICA