‘Como la espuma’: Una orgía desaborida

 

Cuando vi COMO LA ESPUMA no sabía nada de la película. Fue el encargo que recibí del jefe de esta Santa Casa, Don Asín, para, aparte de escribir una reseña sobre la película hablar de ella en el tercer capítulo del recién estrenado Podcast Habladecine (se puede encontrar en Ivoox), así que, como empleado obediente, cumplí con mi deber y fui a ver el largometraje dirigido por Roberto Pérez Toledo.

Lo cierto es que cuando empecé a ver COMO LA ESPUMA creí que iba a disfrutar bastante porque me generé una expectativa errónea de lo que iba a ser la película.

En cierta manera, me recordó a una película del subgénero (agotado) Found Footage llamada “Proyecto X”, en la que unos chicos organizan una fiesta en su casa y la cosa se desmadra ya que asiste media ciudad gracias a la convocatoria vía redes sociales. Una película que sin ser una maravilla, era bastante divertida. En la película que nos atañe, lo que se convoca no es una simple fiesta sino que se sube un par de escalones más y uno de los personajes principales sin comerlo ni beberlo se encuentra con una macro orgía organizada en su casa a la que no para de llegar gente que no conoce. ¿Verdad que la película parece que va a ser muy divertida? Pues no. Pero no podemos culpar al director de que esto no sea como yo me imaginaba. A mi nadie me había vendido una comedia, por lo que no me puedo quejar.

Una vez se ha entrado en la película uno se da cuenta que la intención de Pérez Toledo es la de hablar sobre relaciones personales. De los muchos asistentes, centra su mirada en un grupo concreto de personajes que van conformando las diversas tramas de la película. Algunas de esas tramas se mezclan entre ellas y otras no.

Hasta aquí todo correcto. El problema que tengo es que, personalmente, no le encuentro a ninguna de las historias el más mínimo interés. Todo me resulta demasiado superficial y no me aporta absolutamente nada. Para más inri, los personajes van soltando de vez en cuando frases de primero de Filosofía de Facebook sin ton ni son. Evidentemente la decepción es grande porque a medida que al película avanza paso de tener la sensación de que me lo voy a pasar bien a repasar mentalmente la lista de la compra porque lo que sucede en la pantalla ya no me interesa ni me atrapa lo más mínimo.

Una de las cosas que soy incapaz de comprender es como en pleno 2017 una película sobre una orgía sea tan sumamente pudorosa en sus imágenes y se vea a personas copulando con el sujetador, las bragas y los calzoncillos puestos. He visto series españolas de canales generalistas mucho más atrevidas en este aspecto.

Cuando una película adolece de este tipo de superficialidad y pobreza en las linieas de diálogo, a veces hay grandes intérpretes que la sacan adelante y la mantienen a flote con grandes interpretaciones… No es el caso. Los actores en esta película no puedo decir que estén especialmente mal pero tampoco ayudan a que la película sea mejor.

Creo que hacer una película es muy difícil y creo que si se tiene la oportunidad de hacerla hay que poner toda la carne en el asador. Prefiero alguien que se pase de pretencioso que no que se quede tan corto que su película resulte plana. Por desgracia esto último es lo que sucede con esta COMO LA ESPUMA y me da rabia porque creo que podría haber estado muy bien.

Texto: Ricard Martí.

LO MEJOR: El arranque es prometedor

LO PEOR: La sensación de oportunidad perdida

VALORACIÓN:

Fotografía: 5

Banda sonora: 5

Interpretación: 5

Dirección: 3

Guión: 2

Satisfacción: 3

NOTA FINAL: 3,8

ESCUCHA LA VERSIÓN PODCAST: