‘Kalo Pothi, un pueblo de Nepal’: Un escaparate a su cultura y sus miserias

Kalo Pothi, un pueblo de Nepal

Berlanga nos brindó con una vaquilla una de las más geniales películas de la historia del cine español, salvo las enormes distancias y con distintos enfoques será una gallina la protagonista involuntaria de esta historia que les presento. El guion de Min Bahadur Bam y Abinash Bikram Shah empieza con una gallina sobre los hombros de un campesino adentrándonos en una historia del Nepal, del Nepal lejano y profundo, de las viejas aldeas arcaicas y despobladas, lejos del bullicio del Himalaya, lejos de las rutas turísticas que tanto gusta mostrar.

Ambientada entre los años 1996-2006, nos cuenta desde dentro de una minúscula aldea la revuelta maoísta que luchaba contra el Ejercito Real por la derroca del sistema monárquico existente para implantar una república, apareciendo así los conflictos entre bandos y las guerrillas, siempre tan estúpidas y máxime cuando es entre hermanos. En una de esas treguas, Prakash queda al cuidado de una gallina que heredó de su madre en la que se forjarán sus sueños de futuro. Es inseparable de Kiran, el nieto del Jefe del Pueblo por así decirlo.

Poco a poco, nos va introduciendo a la cultura Nepalí, su forma de vida, sus casas, sus modos de relacionarse, sus costumbres, nos muestra una pedida de mano y cómo se prepara, nos invitan a esa misma boda con sus rituales, su escuela (de vital importancia), donde hacen mucho hincapié en la cultura, en que han de estudiar para tener un futuro, por el contrario de lo que nos mostró títulos como ‘Mustang’ ó ’10 años y divorciada’. Eso sí, también nos muestra la división entre castas como sucede en la cultura hindú y las consecuencias que ello supone.

2142266

Con el fondo de la vida rutinaria de la pequeña villa, se centra básicamente en la relación entre los dos críos, Prakash es paria y Kiran es el nieto del jefe (no del de la Redacción, el del poblado) y aunque distantes socialmente, son íntimos. Juntos hacen las cosas habituales de los críos, juegan y demás, Prakash cuida de la gallina cuando se pierde, juntos inician un viaje para tratar de recuperarla.

Me han venido a la cabeza algunos títulos durante el visionado, durante las charlas unas veces insustanciales y otras cargadas de razón, como los grandes clásicos Cuenta Conmigo y otro aventurero como Los Goonies y en ambos el gran nexo común es la amistad y la forma de afrontarla desde cada uno de los chavales con sus miedos absurdos y sus verdades innegables. Eso sí, no olviden vds que es un drama, no hay nada de lo mágico que en esos dos títulos muestran, sólo la forma de afrontar la amistad.

Los dos chicos están bastante bien, aunque algunos de los participantes se les ve que están faltos de tablas. El film está repleto de una intensa fotografía -de paisajes, pero también de las viviendas y las costumbres-e interesa la forma como nos van desgranando su día a día, sus pensamientos, ideas y cultura. Dirigida por Min Bahadur Bam (lo siento, no les puedo decir absolutamente nada de su carrera) que como hemos visto coescribe el guion, ‘Kalo Pothi’ es un film totalmente recomendable para conocer una cultura antagónica a la nuestra, llena de historia y de sufrimiento, llena de matices que no entendemos. Para aventureros del cine invisible.

Texto: Francisco Camacho.

Lo mejor: Una historia que me abre en canal una cultura totalmente desconocida, la fotografía de los entornos y las casas, la vida diaria. Los dos chavales y sus relaciones.

Lo peor: En algunos momentos, aún siendo una película ya de corte relajado, cuando en alguna ocasión sueña, algunos planos cansan, son interesantes pero excesivamente alargados.

VALORACIÓN:

Fotografía: 7

Banda Sonora: 6

Interpretación: 6

Dirección: 6

Guión: 6

Satisfacción: 5

NOTA FINAL: 6