“Deadpool 2”: Masacre, haciendo de la sangre su salsa

 

Nadie sobre la faz de la Tierra podrá negar la mayor y aseverar que no hay una sobre saturación entorno al universo de superhéroes. Es una realidad tangible, demostrable y empírica que en muchos casos y a pesar del disfrute que personalmente me ocasionan, provocan preocupación alrededor del futuro de la industria cinematográfica, del futuro del cine fuera de Disney, incluso de la necesaria e interesante educación fílmica a nuestros jóvenes. Sin embargo quizás no sea Deadpool el arma arrojadiza necesaria para levantar un alegato en defensa de otro cine, de ese cine menor en presupuesto y publicidad pero rico en personajes, historias, discursos y aprendizajes. Y digo que quizás no lo sea realmente convencido. Convencido de veras pues ‘Deadpool’ se presenta como algo diferente dentro de esa -disfrutable por el momento- maraña ‘disney marveliana’. Además de esto reconozco que tras la grandiosa ‘Vengadores. Infinity war’ no es el mejor momento para intentar un ataque techno-verbal sobre la pantagruélica empresa. Por ello pediré árnica por el momento.

Deadpool 2‘ llega a los cines sin habernos dejado reposar completamente el cargado menú de la mencionada Infinity war y con un claro objetivo de desengrasar y de servir de digestivo natural después de tan emocional masterpiece superheroica.

Tras la relativa sorpresa comercial que supuso ‘Deadpool’ (o como siempre se ha llamado en España hasta la manía de anglosajonizar cada nombre: Masacre) se hacía evidente la llegada de una secuela, algo a lo que la 20th Century Fox se puso manos a la obra sin apenas demora. Además hay un factor clave a la hora de la concreción del universo Marvel: La adquisición el año pasado de la 20th por Disney/Marvel. Esto ha permitido y permitirá de aquí en adelante la inclusión de multitud de personajes (héroes, antihéroes o villanos) al multiverso dando así mucho más sentido al conjunto (y también más dinero y películas claro). El caso es que una de las cosas más llamativas de ‘Deadpool’, aparte de socarronería y el tono elevado en diálogos y violencia, era la poca presencia de personajes complementarios por la ausencia de derechos, algo que han podido corregir parcialmente en esta ‘Deadpool 2’ a la postre última película del personaje en solitario.

Ryan Reynolds de Wade Wilson / Deadpool

La película podemos decir que es -salvando el brutal inicio de la primera con esa locura de secuencia en el taxi- superior en términos generales: Primero, ofrece una historia con más enjundia (los abusos a menores como telón de fondo en la trama); segundo, por fin aparece en escena el gran personaje que es Cable, interpretado al igual que a Thanos por Josh Brolin; y tercero sirve de antesala a la saga X-Force con una gran Dominó y un genial Peter, el personaje terrenal que había ocupado el tráiler previo y el corazón de los espectadores con la dura historia de su actor*.

‘Deadpool 2’ creo que no decepcionará a casi nadie ya que si estás viendo esta secuela es que disfrutaste del estilo arriesgado y para adultos de la primera. El film en esta ocasión nos cuenta cómo nuestro particular anti héroe, quién ocupará sus tiempo asesinando a malhechores a buen precio, verá como sufre una dura pérdida y, tras tocas fondo, encontrará en la figura de un niño su frustrado deseo de paternidad. Junto a la ayuda de su amigo ‘Coloso’ y de ‘Negasonic Teenage warhead’ y sin dejar de lado las divertidas apariciones de Comadreja (amigo y dueño del bar) y Dopinder, el divertido taxista de la primera entrega, Deadpool 2 destacará por la aparición de Cable (Josh Brolin), uno de los personajes mutantes de mayor calado en los últimos años y que quedaba por aparecer en el universo Marvel.

La película está repleta de gags muy divertidos (como aquello de la figurita de Logan, las referencias cinéfilas varias o todo aquello de Streisand y ‘Frozen’), de mucha acción (con especial mención a todo aquello del autobús o el salto en avión) donde se nota la mano del realizador –David Leitch, quién ocupara la plaza de Tim Miller tras esas joyas de acción que son ‘John Wich’ o ‘Atómica’- y la fotografía de Jonathan Sela. Además, como he mencionado antes, este ‘Deadpool 2’ será la última vez que veamos al protagonista en solitario ya que la película además nos sirve de presentación para la nueva saga de mutantes de los 90 llamados X-Force, una especie de fuerza paramilitar de asalto sin tantos miramientos éticos como los X-Men que consiguió que su primer cómic fuera el segundo más vendido de la historia de Marvel tras el Nº1 de The Uncanny X-Men.

Mientras llega ese nuevo formato y antes de saturarnos con tanto superhéroe, ‘Deadpool 2’ sigue para mantener el ánimo elevado, la diversión en sus máximas cotas y con una duda que me constriñe: ¿Seguirá Marvel dando la catalogación R a los films de Deadpool o Logan, o se dejará invadir por su espíritu más familiar del que hace gala desde su fundación?

*Rob Delaney, conocido por protagonizar la serie ‘Catastrophe’, perdió a su hijo de 2 años pocos meses antes del rodaje.

Texto: Alfonso Asín.

LO MEJOR: Los muchos y divertidísimos gags. Morena Baccarin y Zazie Beetz. El casting de X-Force. Las escenas post crédito y la auto parodia.

LO PEOR: La falta de derechos sigue haciendo algo de daño.

VALORACIÓN:

Banda sonora: 6,5

Fotografía: 7

Interpretación: 6.5

Dirección: 7,5

Guión: 6,5

Satisfacción: 8

NOTA FINAL: 7