‘Campeones’: La búsqueda de la normalización de todo un colectivo

 

Bajo un formato base mil veces visto en diversas producciones estadounidenses –aquello del genio desmadrado que para purgar sus pecados es enviado a entrenar un equipo con diversos problemas (‘Somos los mejores’, 1992)– nos llega la nueva comedia dramática protagonizada por el gran Javier Gutiérrez y dirigida por el siempre valiente Javier Fesser. Un film que llega con fuerza y motivación suficiente para ganarse al espectador en las próximas semanas: ‘Campeones’.

La idea de la película surgió algún año atrás cuando David Marqués y el propio Javier Fesser (autores del guión) descubrieron la interesante y emotiva historia real de un equipo alicantino de baloncesto compuesto por jugadores y entrenador con discapacidad intelectual que competían en una liga. A partir de ahí y desarrollando un especial casting para los roles de los jugadores, Javier Fesser ha sabido mostrar un film que busca la normalización del colectivo de discapacitados mentales, derribando el tabú de las bromas entorno a los protagonistas y sobre todo haciendo ver al público que lo peor que pueden recibir es esa tan común mirada compasiva rodeada de desconocimiento. La inocencia, la humanidad y la bondad como elemento clave para la vida.

Campeones’ es un film de 124 minutos que en ningún momento se hace pesado y a través del cual pasaremos momentos francamente divertidos. La película nos cuenta la historia de cómo Marco (Javier Gutiérrez) debe de corregir unos comportamientos muy mejorables gracias a la sanción de una jueza , la cual le encarga unas labores sociales. Tras ser despedido del banquillo del Estudiantes de ACB, Marco, una persona con grandes minusvalías sociales y empáticas, encuentra en todo ello (entrenar un equipo de baloncesto de disminuidos psíquicos ) un serio revés para su carrera como entrenador. Lo que Marco no sabe es que dicha situación logrará cambiar su manera de concebir la vida, aprendiendo a valorar a las personas por sus capacidades y honestidades por encima del éxito incondicional y profesional. La persona por encima del éxito, la ética y la moral por encima de sus ambiciones.

Fesser (‘El milagro de P. Tinto’, ‘Camino’ o ‘Mortadelo y Filemón’) sabe pulsar -gracias a un maravilloso casting de actores no profesionales y gracias también al guión escrito a la limón junto a David Marqués– las emociones de los espectadores de la sala. El film hace reír, y mucho en su primera media hora, para posteriormente enfocar el drama social y deportivo con mayor profundidad. La veracidad y sinceridad en cada una de las miradas de estos maravillosos artistas provoca que empaticemos sin complejos con ellos, aproximándolos a nuestro lado y haciendo que nos cautiven por completo. En mi caso también juega un plus de emotividad/interés el hecho de utilizarse el BA-LON-CES-TO (haciendo referencia a cómo lo llamó Pepu Hernández tras hacernos campeones del mundo) como base para desarrollar la trama, algo que ya hicieron y no sin éxito largometrajes recordados por muchos como ‘Hoosiers’, ‘Los blancos no la saben meter’, ‘Coach Carter’ o ‘Space Jam’ por citar algunos ejemplos; en detrimento de otros deportes más masivos y autofágicos.

‘Campeones’ ha arrasado en su primer fin de semana en pantalla (casi 2M de recaudación), algo que augura unos números casi impensados por los productores al inicio del proyecto, además, el estupendo boca-oreja que está produciéndose jugará a su favor haciendo así que junto a los éxitos de otros films españoles (‘El cuaderno de Sara’, ‘La Tribu’ o ‘Sin rodeos’) completen uno de los inicios de año más exitosos comercialmente en la historia de nuestro país.

También es cierto, y esto no hay que obviarlo por mucho que nos ablande la trama el corazón, que la película no es completamente redonda. Si entramos en detalle en determinados aspectos y dejamos a un lado la emotividad del mensaje del film y/o los estupendos diálogos que nos propone, encontraremos cómo no termina de funcionar el drama del protagonista con su mujer, cómo decae su intensidad cómica a media que nos acostumbramos a la peculiaridad de sus protagonistas, cómo resulta algo forzado todo aquel asunto de la paternidad o, sobre todo, cómo sentiremos un excesivo uso de la música en ciertos momentos, muy infantilizada y divertida en su presentación pero algo reiterativa y con un exceso de subrayado a medida que la historia va encontrando su desarrollo.

En definitiva, un film que no reescribe la historia del cine y que posee ciertas carencias pero que, gracias a la labor interpretativa de un enorme Javier Gutiérrez (la versatilidad de este actor es digna de todos los elogios), de la ternura del reparto novel (quienes son perfectamente complementados por Juan Margallo, Luis Gavasa, Itziar Castro, un omnipresente Luis Bermejo o Athenea García) , de la emotividad de la historia, de sus diálogos (en ocasiones cuesta reprimir las lágrimas de emoción) y del mensaje constructivo en favor de un muy capaz colectivo de disminuidos , logran hacer de ella una de las mejores y más recomendables propuestas de toda la cartelera actual.

Texto: Alfonso Asín.

LO MEJOR: El reparto al completo. La ternura del equipo de baloncesto. La crítica a uno de los capítulos más negros de la historia del deportes Español.

LO PEOR: Lo cargante que resulta por momentos la banda sonora.

VALORACIÓN:

Banda sonora: 5

Fotografía: 6

Interpretación: 8

Guión: 6

Dirección: 6.5

Satisfacción: 6

NOTA FINAL: 6,25