”A la vuelta de la esquina “: Enamorado en el Supermercado

 

El director alemán Thomas Stuber es el responsable de esta interesante película que se presentó en el festival de Berlín 2018, siendo premiado por partida doble, y que en nuestro país tuvo su estreno en la pasada edición de la Seminci en donde tuve la suerte de verla por primera vez. En Valladolid formó parte de la sección oficial y fue premiada con la Espiga de plata y el premio Sociograph, y en los premios Lola ( los Goya alemanes ) el galardonado fue el actor protagonista, Franz Rogowski. La película mezcla bastante bien diferentes géneros, desde el drama personal, hasta la comedia y sobre todo el romance, y tiene su escenario un gran Supermercado en donde trabajan Christian, Marion y Bruno, junto a otros personajes más secundarios, y que va poco a poco dando a conocer su vida personal, tanto del pasado como del presente, mientras el protagonista va evolucionando en la empresa, ya que la historia comienza con el primer día de trabajo de Christian en ese comercio situado a las afueras de la ciudad, y comunicada por un autobús que coge todos los días ese joven con ganas de empezar una nueva vida y olvidarse de su pasado lleno de sombras.

El propio director junto al escritor Clemens Meyer son los responsables del guion, y precisamente el texto de la película está basado en un relato corto de 25 páginas del libro « Las noches, las luces » del propio Clemens Meyer, en concreto el titulado » In den Gängen «, y que da título a la película. No es fácil la labor de adaptar un texto corto en un proyecto cinematográfico de más de dos horas de duración, y el resultado es bastante positivo, ya que el guion está muy bien trabajado, pese a que no hay muchos diálogos ( sobre todo en el tercio inicial ), y logra transmitir lo fundamental de cada uno de los personajes para así poder entender sus reacciones en la parte final.
La película va de menos a más y termina bastante bien, logrando emocionarme en un par de situaciones, y aunque el tono es aparentemente frío logra transmitir sensaciones gracias, tanto al guion, como a la dirección de Stuber, que ha sabido sacar el máximo partido a los 3 personajes protagonistas y a sus interpretaciones. En esta ocasión el trabajo del director no es sencillo, ya que sabe situar la cámara bien en el rostro de los personajes o en plano más amplio, y juega bastante bien con la luz y sobre todo con la oscuridad teniendo en cuenta que bastantes escenas se desarrollan por la noche.

Frank Rogowski al que vi por primera vez en » Victoria ( 2015 ) «, como uno de los jóvenes que acompañan al personaje interpretado por la española Laia Costa en una noche en Berlín, y que siempre parece tener de inexpresividad, pero que funciona bastante bien encajando con casi todos los personajes, como sucede en este caso con el de Christian, y en ese aspecto me recuerda bastante a Ryan Gosling, ya que ambos son ideales para papeles como el de protagonista de esta película, que parece callado e inexpresivo, y que en la parte final va cogiendo confianza, llegando a sonreír e incluso mostrando un dolor interiorizado. El personaje femenino es el de Marion, una mujer que trabaja en la sección de dulces y de la que se enamora el protagonista. Sandra Hüller, conocida por su papel de Ines Conradi en » Toni Erdmann ( 2016 ) «, por la que ganó muchos premios, entre ellos el EFA, en este caso tiene una participación más secundaria, ya que no aparece hasta la media hora de película, pero su importancia es fundamental en el desarrollo de la trama, y desprende alegría, sinceridad y mucha ironía que contrasta con la seriedad del novato en el Supermercado. Las conversaciones entre los dos, y también los gestos y las miradas, son interesantes, y nos van dando pistas sobre su pasado, y lo que puede suceder en el futuro. Los dos intérpretes lo hacen bien, y me parece un acierto su elección para los papeles de Christian y Marion.

El tercer personaje importante es el de Bruno, el jefe de la sección de bebidas, en la que entra a trabajar el protagonista, y que será la persona que le enseñará todo lo que tiene que hacer, le dará consejos laborales y también personales sobre los pasos a dar en su intento de conquistar a Marion. El veterano Peter Kurth, poco conocido en nuestro país, está magnífico en su papel de maestro del recién legado, al que enseñar los trucos del trabajo y a usar la máquina elevadora para que le sea más sencillo superar el examen que permite a los trabajadores manipular esa máquina tan peligrosa. Su importancia va creciendo con el paso de los minutos siendo el protagonista de la parte final. Un gran trabajo del actor alemán.

La película emplea el recurso de la voz en off bastante bien, siempre en palabras del protagonista para añadir cosas interesantes, y que están muy bien contadas mediante ese recurso narrativo. También me gustaría destacar el montaje del suizo Kaya Inan como la fotografía de Peter Matjasko, que hacen que el relato funcione con naturalidad, sin necesidad de excesos en ambos campos que no encajarían bien en la historia. La música es un acompañamiento perfecto al relato, sobre todo por las canciones, tanto de música clásica como algunos temas pop, y no tanto por la banda sonora compuesta por Milena Fessman, que es bastante plana. Quizás se podía haber recortado algo de metraje, ya que sus más de 2 horas me parecen excesivas, sobre todo porque se dedica mucho tiempo en la presentación de los personajes, pero a partir de la media hora de película, y con la aparición del personaje femenino la película va ganando con el paso de los minutos, terminando bastante bien.

Una película fácil de recomendar al público medio y a los aficionados al cine europeo, y puede funcionar bastante bien en los cines por su sencillez, por abordar temas con los que se pueden identificar los espectadores y por mezclar bastante bien géneros como el drama y el romance, y con bastante ironía.

TEXTO: Guillermo Navarro.

LO MEJOR: El guion. El desenlace. El empleo de la voz en off.
LO PEOR: Tarda en arrancar.

VALORACIÓN:

Fotografía: 6,5

Banda Sonora: 6,5

Interpretaciones: 7

Dirección: 6,5

Guion: 7,5

Satisfacción: 7

NOTA FINAL: 6,83