‘Heartstone, corazones de piedra’: El paso de la adolescencia a la juventud en Islandia

 

Guðmundur Arnar Guðmundsson nos presenta su primer largometraje, una interante película, una más de la filmografía de ese país nórdico, que se presentó en varios festivales de 2016, como los de Venecia, Toronto y Sevilla, recibiendo el reconocimiento con algunos galardones paralelos al jurado oficial, y que posteriormente recibió el premio del público en los European film Awards y arrasó en los premios Edda, los Goya islandeses, al llevarse 9 galardones incluyendo el d mejor película, en un año en donde competía con “Medidas extremas” de Baltasar Kormakur. La película se desarrolla en esa isla en un verano y tiene como protagonistas a dos niños, Christian y Thor, que se encuentran en la difícil etapa de transición entre la infancia y la adolescencia. La cinta presenta de manera minuciosa a los personajes, y está llena de detalles necesarios que enriquecen la trama y dotan al relato de unas subtramas interesantes, y mantiene los enigmas hasta el tercio final. No hay muchos diálogos, ni está rodada a un gran ritmo, pero a diferencia de otros estrenos recientes, como “María Magdalena” e “Inmersión”, que se exceden en retratar a los personajes de cerca y en mostrar unos diálogos vacíos de contenido, en esta ocasión sabe encontrar el momento adecuado para las escenas intimista y otros en donde los personajes se mueven bien por esa pequeña localidad pesquera.

El cine son sentimientos y esta película me ha convencido desde el primer momento por interesarme las historias de los personajes, y por saber jugar muy bien con los silencios y las miradas para expresar un detalle clave en la historia, sin necesidad de diálogos largos y grandilocuentes. En este aspecto me recordó a “Call me by your name” y “Corazón gigante”, otra película islandesa, por contar mucho con pocas palabras, y porque son emotivas sin buscar la lágrima fácil. Los dos amigos disfrutan de su tiempo libre huyendo así de sus difíciles situaciones familiares, pero ambos sienten algo por otra persona, y esos juegos de verdad o beso u otras confesiones íntimas cuando se reúnen con 4 chicas, la hermana de Thor y otras tres amigas, y en esos encuentros entre los 6 adolescentes hay mucha ternura, emoción, diversión y delicadeza, y en todo el tema afectivo-romántico el director sabe jugar muy bien con los tiempos de la historia para hacerla atractiva buscando los momentos adecuados para descubrir los enigmas. En donde flojea un poco es a la hora de desarrollar a los otros personajes secundarios, y me refiero a los de los padres de Christian y la madre de Thor, y sobre todo a Ásgeir y Sven, que aparecen en varios momentos en asuntos importantes y desaparecen para centrarse la trama en las figuras de los protagonistas.

Destacan las actuaciones de los dos protagonistas, Baldur Einarsson es Thor y Blær Hinriksson interpreta a Christian, ya que saben expresar sus sentimientos de alegría, enamoramiento o dolor, haciendo creíble cada uno de los pasos dados por sus personajes. Tampoco lo hacen mal las 4 actrices jóvenes y los personajes adultos, aunque sus actuaciones llaman menos la atención que la de los dos amigos. Curiosamente Gunnar Jónsson, el Fúsi de “Corazón gigante“, tiene un pequeño papel, y es uno de los que no está bien definido, el de Ásgeir citado anteriormente. Los otros aspectos destacados son el montaje de Janus Billeskov Jansen, uno de los responsables de que una película que dura más de 2 horas no se haga pesada, la música del danés Kristian Eidnes Andersen ( compositor danés habitual de las películas de Lars Von Trier ), y sobre todo la fotografía del noruego Sturla Brandth Grøvlen ( cuyo trabajo más destacado es el realizado para la cinta alemana “Victoria” ). Las imágenes logradas en las escenas de exteriores son de gran belleza y plasticidad, con unas bonitas imágenes de los paisajes y de los atardeceres, pero también en las escenas nocturnas con los jóvenes en el interior de la tienda de campaña o en las de interior de las casas. Una película que no es fácil de recomendar, ya que puede aburrir a muchos espectadores, y por contra es ideal para los que disfrutan con el cine de personajes con un ritmo pausado, y sobre todo con unos guiones muy bien trabajados como la mayoría de películas nórdicas que llegan en los últimos años a las cines españoles.

Texto: Guillermo Navarro.

LO MEJOR: El guion, que consigue mantener el interés del relato hasta el final. La fotografía.

LO PEOR: Algún personaje no está bien desarrollado.

VALORACIÓN:

Fotografía: 8

Banda sonora: 7

Interpretación: 7

Dirección: 7,5

Guión: 8

Satisfacción: 8

NOTA FINAL: 7,58