Vicky Calavia: “El cine hecho en Aragón va a tender, cada vez más, a la profesionalización”

cala

Zaragoza vuelve a ser una ciudad de cine con ProyectAragón, la IX Muestra Audiovisual Aragonesa. La novedad de esta edición es la extensión de la muestra en el tiempo, ya que han pasado de condensarlo todo en un mes a mostrarlo a lo largo del año hasta marzo de 2016. Según la directora de la muestra, Vicky Calavia, esto permitirá a los aficionados del cine disfrutar de todas las novedades que quiere mostrar el programa, sin necesidad de destinar un periodo concreto para ello y, además, permitirá introducir películas más largas que antes no tenían cabida en la muestra.

Este año, rinde homenaje a dos grandes pioneros del cine aragonés, Luis Buñuel y Segundo de Chomón. Un documental y una exposición inspirados en Buñuel han sido los encargados de inaugurar esta novena edición y, el documental “El hombre que quiso ser Segundo”, ha tenido también su protagonismo al inicio de la muestra con su preestreno en los cines de Aragonia.

Este nuevo ciclo se podrá disfrutar en varias sedes de Zaragoza. Las principales serán el salón de actos de la Fundación Caja Inmaculada y el Centro de Historias, pero también serán un punto de encuentro de aficionados al cine salas como las de Aragonia y el Teatro de la Estación.

PREGUNTA.- Tras nueve ediciones ProyectAragón es una cita más que consolidada, ¿cómo valora la trayectoria de la muestra?
RESPUESTA.- Después de nueve años estamos muy satisfechos de haber sacado adelante tanto trabajo y en condiciones que, a veces, no han sido las mejores. Sobre todo por presupuesto. La verdad es que por ProyectAragón han pasado más de 250 autores y más de 1.300 obras, por lo que el objetivo, que es ser una ventana y un escaparate de lo que se hace aquí, está cumplidísimo.

P.- La novedad de este año supone un cambio muy importante en el formato de la muestra, ya que pasan de condensarlo todo en un mes a extenderlo a más de medio año, ¿por qué se ha decidido ampliarlo?
R.- Hemos decidido, en vez de concentrarlo todo a fin de año en diciembre, hacer sesiones periódicas en año lectivo, desde septiembre hasta la primavera del año siguiente. Como está organizado y patrocinado no sólo por Fundación CAI, sino también por Ayuntamiento de Zaragoza, hay una parte importante de la programación que se hará en el Centro de Historias en diciembre. Además tenemos otras sedes que a veces duran en el tiempo y otras son colaboraciones puntuales, pero fundamentalmente es un jueves al mes en la CAI y en diciembre en el Centro de Historias.

P.- ¿Qué otras diferencias hay entre las ediciones anteriores y esta última?
R.- La gran diferencia es que hay muchos largometrajes de ficción y de documental si se compara con el primer año, que había muchísimos más cortos. Otra diferencia importante es que ahora hay muchos más centros de formación. El día que dedicábamos a estos centros escolares se nos quedaba corto, porque en un día suponía una selección bastante importante porque hay muchísimo trabajo.

P.- Estas sesiones para los escolares se engloban bajo “EducaProyecta”, ¿por qué es importante educar a los niños en la cultura del cine?
R.- Primero porque es importante aprender a interpretar las imágenes y a tener un análisis crítico de lo que tú ves, al igual que de lo que lees. Estamos tan acostumbrados a ver imágenes todos los días, tan bombardeados, que pensamos que eso no lo tenemos que aprender, y eso tiene unos códigos éticos, estéticos y narrativos. Y después porque si tienen esta educación desde pequeños, los que quieran hacer cine pueden tener ya un camino recorrido.

P.- La trayectoria de la muestra se conmemora en la exposición “ProyectAragón. Una ventana al cine aragonés”, ¿qué es lo que se muestra?
R.- Mostramos sobre todo la línea argumental y estética del logotipo, que realiza Óscar Baiges desde el principio, que es esta “A” tumbada de Aragón y de ProyectAragón, que a la par es un ojo y un proyector. Esta “A” roja es un compendio de todo. También se muestra cómo han ido cambiando esas pantallas que hemos ido exhibiendo al principio en una sola y luego fragmentando porque ha habido más espacios, más narrativas y más lenguajes. Hemos hecho multipantallas del cartel, hemos pasado del blanco y negro al color y hemos mezclado formatos, por eso nos apetecía mucho mostrar el recorrido de nuestra imagen porque da una identidad muy importante.

Esta “A” del ojo que todo lo ve recibe al espectador nada más entrar a la exposición porque la hemos sacado a las tres dimensiones. Por último, también hay un audiovisual que recoge muchos momentos, fotogramas de todas las obras, presentaciones, autores, las fiestas de inauguración, exposiciones, conferencias, talleres y mucho más.

R.- También hay un homenaje a todos los autores que han participado en la muestra a través de un cuadro con sus nombres, ¿cuál es ese imprescindible que nunca puede faltar?
P.- Hay autores que repiten siempre porque tienen una producción muy abundante. Por ejemplo, es muy fácil que se repita el nombre de Gaizka Urresti o que esté presente gente que hace cine más experimental como Yago de Mateo o Clemente Calvo. Estos últimos también aparecen porque dedicamos una sesión, que llamamos “De lenguajes al margen”, donde ellos son tan activos y hacen obras de tanta calidad que es inevitable que no estén ahí.

Luego hay muchísimos otros nombres que siempre que hacen algo, hacen algo brillante y están ahí, como Emilio Casanova, Ignacio Lasierra, Pilar Palomero, Pablo Aragüés o Pilar Gutiérrez. Me dejo muchísimos y es injusto decir unos pocos, pero esto es una muestra de algunos.

P.- Este año se rinde homenaje a dos grandes pioneros del cine aragonés, Luis Buñuel y Segundo de Chomón, ¿por qué se les ha elegido?
R.- Buñuel siempre ha estado presente en ProyectAragón de alguna u otra manera, todos los años teníamos autores que hacían obras o documentales sobre él. Siempre hemos hecho guiños hacia este cineasta, hemos hecho hasta un concurso en la página web. Además este año también está en formato expositivo a través de la mirada de ilustradores de todo el mundo sobre sus películas. Esta exposición es una selección de carteles de 21 películas y esas miradas internacionales que son colección del director del Centro Buñuel de Calanda, Javier Espada.

A Chomón también lo hemos tenido muchos años. Hay que destacar una sesión que hicimos sobre las Jornadas de cine mudo de Uncastillo, con música en directo de Ignacio Alfayé, y alguna colaboración con el IES Chomón de Teruel a través del profesor que da cine, Gonzalo Montón. Pero dedicarle algo más a Chomón era algo que quedaba pendiente y que nos apetecía y este año hemos tenido un buen motivo que es el documental “El hombre que quiso ser Segundo”, del valenciano Ramón Alós, que tiene coproducción con Aragón TV y con Gaizka Urresti. Entonces algo sobre Chomón, en formato largometraje, con Ramón Langa haciendo de Chomón y coproducido por gente de aquí, era una buena excusa.

P.- ¿Qué criterios se siguen para seleccionar todas las muestras?
R.- Calidad; que sea del año o una producción actual, a no ser que sea una retrospectiva o un homenaje como el documental sobre Buñuel; y que, esté premiado en festivales o no, lo que cuente sea interesante. La calidad técnica ya no es un factor que valoremos tanto ahora porque es buena en prácticamente todos los cortos porque la tecnología es mucho más barata y buena. Además hay obras que no son tan perfectas pero que son muy interesantes, o cosas que un autor tiene y que jamás se le ocurriría que nadie quisiera ver y son joyitas. Y esos son criterios importantes también.

P.- ¿Qué tipo de apoyo reciben por parte de las instituciones para realizar la muestra?
R.- La CAI es la que ha sostenido ProyectAragón desde que fui a hablar con ellos en 2007, cuando les propuse el proyecto y lo acogieron. Siempre lo han apoyado con más o menos presupuesto, cada vez con menos en la medida de sus posibilidades. Después el Ayuntamiento de Zaragoza ha estado en casi todas las ediciones en forma de convenio o subvención, aunque al principio no estuvo. Después ha habido otras instituciones como la Universidad de Zaragoza, que sigue estando ahí.

Luego han colaborado sitios particulares como la sala Oasis, la Casa Magnética, la Sala López, Bodegas Almau o el Plata. También han colaborado la FNAC, donde hemos hecho ciclos de cine y literatura, o Zaragoza Activa. Desde hace dos años también colabora Zaragoza Urbana, donde nos gusta siempre hacer algo allí. En esta ocasión han sido los previos y la clausura de este 2015, que será el 22 de diciembre, con el primer largo de animación hecho en Aragón, que han hecho dos oscenses.

P.- ¿Se puede desvelar algo de las proyecciones previstas para 2016?
R.- Sí, tenemos cosas ya cerradas. Vamos a ver “La encrucijada de Ángel Sanz Briz” de Alejando González, que ahora está en cines. Vamos a ver sobre todo obras que ahora están en festivales y en salas comerciales y que, evidentemente, no se pueden poner en una muestra porque están dentro de un circuito que tienen que cumplir. Cuando acaben ese circuito, la gente que no haya tenido la oportunidad de verlas podrá hacerlo en ProyectAragón. La idea es poner esas obras que están de plena actualidad. Vamos a poner también “Juego de espías”, de Germán Roda, que también acaba su andadura por televisión. Y estoy pendiente de algunos otros nombres que aún no puedo desvelar.

P.- ¿Qué opinión le merece el cine aragonés?
R.- El cine hecho desde aquí más bien, porque aragonés no sé si se puede decir porque no sé si tenemos una identidad o no, es una cuestión complicada de definir. Pero el cine hecho desde aquí o por la gente que es de aquí, es un cine con muy buenas intenciones e ideas, que tiene ahora técnicamente una perfección que no tenía hace años y en eso hemos avanzado mucho.

Este cine va a tender cada vez más a la profesionalización, es decir, a hacer formatos largos con equipos profesionales, por lo tanto remunerados. La gente que hace cortos es normal que empiecen por ahí pero eso no es hacer industria. Una vez que has hecho tu segundo, tercer o cuarto corto con ayuda de tus familiares, tienes que empezar a profesionalizarte. A esto ayuda, en parte, las ayudas de Aragón TV para la promoción del audiovisual y debería ayudar más el Gobierno de Aragón, porque todavía eso no está bien acotado.