Raúl García Medrano: “Una forma de generar espectadores es incluir el cine en la enseñanza escolar”

Tras 13 años dirigiendo el Festival de Cine de Comedia de Tarazona y el Moncayo “Paco Martínez Soria”, la pasión de Raúl García Medrano por el cine sigue “intacta”. Aunque asegura ser una paradoja porque “sufro mucho y a la vez me encanta lo que hago”. El evento acoge cada año a cientos de visitantes y cineastas que, en palabras de su director, se reúnen “para abanderar el género de la comedia”.

En 2017 se celebra, del 12 al 19 de agosto, la edición número 14. En ella, grandes cineastas y actores nacionales se mezclarán con toda la nueva cantera aragonesa para participar en la visualización del concurso de cortos, en talleres para los más pequeños o en la realización de un cortometraje.

PREGUNTA.- ¿Qué nos vamos a encontrar en esta 14 edición del festival de cine de Tarazona?
RESPUESTA.- Lo que estamos diseñando es, un poco, la continuidad de las secciones que están teniendo tanto éxito en el festival y que van ganando espectadores y repercusión como son la sección oficial de cortometrajes de comedia y la sección oficial de largometrajes de comedia.

P.- Este festival es acogido en Tarazona año tras año, económica y socialmente, ¿qué supone para la localidad y para comarca del Moncayo?
R.- Mucha expectación. Es un evento que cada vez tiene más repercusión por la gente del cine que viene, porque se presentan muchos cortometrajes y largometrajes. Además, porque la gente que viene se siente muy cercana y lo vive, por lo que tanto social, como económicamente, es una cita muy importante para todos ellos.

P.- Todos los años el festival tiene grandes invitados, muchos asistentes… ¿Cuál es la clave de su éxito?
R.- La gente se queda contenta y habla muy bien del festival. Sobre todo se nota cuando vas a Madrid y todo el mundo ha oído hablar de ti. Ese es nuestro secreto, que se habla bien de él, que la gente repite y cada vez viene más gente. La familia se va haciendo más grande.

P.- En el concurso de cortos se presentaron 345 candidaturas, en su mayoría aragoneses, así que parece que cineastas no faltan, ¿hay buena cantera en Aragón?
R.- En los últimos años se está notando que se considera muy bien el cine aragonés. Tanto dentro, como por supuesto fuera, que es lo que hace falta. Y ya está saliendo gente que hace largometrajes importantes como Gaizka Urresti, Miguel Ángel Lamata, Paula Ortiz… pero también hay una cantera de gente que ya está haciendo largometrajes y que van a ser la siguiente generación.

P.- Entonces, festivales como estos, ¿son un marco para impulsar la industria y a estos debutantes?
R.- Para el mundo del cortometraje, especialmente, son la principal y, en algunos casos, la única plataforma que tienen. Televisiones hay muy pocas que echan festivales y, si además, le sumas que un festival como este es calificador para los premios Goya, es decir, que el ganar te permite optar a ser candidato al premio, es una buena oportunidad para la gente de aquí.

P.- Sin embargo, aunque detrás de las cámaras haya muchas oportunidades, parece que las salas cada vez están más vacías, ¿cuál es el problema del cine?
R.- Es cierto que el cine siempre ha estado en crisis. Con la multitud de pantallas que hay la gente ve cine pero en otras pantallas. En streaming, por ejemplo. No se llenan las salas, pero en Tarazona sí se llenan y vemos el festival como una posibilidad para que la gente de allí se acostumbre a ver cine el resto del año.

P.- Con toda su experiencia y desde su punto de vista más particular, ¿cómo se puede enganchar al público aragonés?
R.- Por supuesto creando nuevos espectadores. También haciendo cosas para los más pequeños, porque una forma de crear público es hacerlos crecer con el cine. Una forma de hacer esto es introducir el cine en la enseñanza reglada de los más pequeños, yo creo que no estamos generando espectadores, por lo que un festival también intenta hacer eso.

P.- Lleva más de 10 años al frente del festival de cine de Tarazona, ¿nota desgaste o su pasión por el cine sigue intacta?
R.- Yo siempre digo que disfruto el festival cuando llega la clausura y todo el mundo va a la fiesta final. El resto de los ocho días son nervios de que todo salga bien. Es esa paradoja de sufro, pero, a la vez lo hago porque me encanta. Si no me gustara hace años que me habría retirado.

P.- Siempre se dice que la comedia es uno de los géneros más complicados porque es muy difícil hacer reír al espectador, como director de un festival de cine de comedia, ¿cómo se lanzaron a realizar un festival de este género?
R.- Pocas veces veremos unos premios, sean los que sean, en los que gana una comedia pero, sin embargo, es uno de los más aceptados por el público. Lo que pretendemos es abanderar la comedia como género, que se demuestre que es un género igual de difícil y bonito que cualquier otro y los actores lo dicen, es más complicado hacer reír que hacer llorar.

P.- Es pronto para ello pero… ¿Ya con vistas a la décimoquinta edición?
R.- Siempre en la fiesta final ya elucubramos qué cosas hacer. Además el año que viene es la número 15 y ya hay ideas para celebrar ese número más redondo; pero, desde luego, se seguirá trabajando desde el primer día en que acabe esta próxima edición.