Raúl García Medrano: “La comedia es uno de los mejores vehículos para llegar a la gente”

Raúl García Medrano, director del Festival de Cine de Comedia de Tarazona
Raúl García Medrano, director del Festival de Cine de Comedia de Tarazona

El Festival de Cine de Comedia de Tarazona abre su XI edición este sábado. Durante una semana, se proyectarán más de 50 obras cinematográficas y se recibirá la visita de importantes actores y directores del cine español. Su responsable, Raúl García Medrano, reconoce que el objetivo es seguir creciendo “con los pies en la tierra”.

Durante toda una semana, desde este sábado 16 de agosto y hasta el 23, Tarazona se viste con una sonrisa amable y recuerda a un vecino ilustre de la talla de Paco Martinez Soria con la celebración del Festival de Cine de Comedia de Tarazona y el Moncayo.

En este 2014, el certamen alcanza su undécima edición y parte de la “culpa” corresponde a Raúl García Medrano, director de un equipo que trabaja durante todo un año para dar a luz lo que ya se ha convertido en cita obligada y un referente a nivel nacional para los amantes de este género cinematográfico.

Una cita en la que se proyectarán 50 cortometrajes y siete películas y que recibirá la visita de nombres de actores de postín como Eduardo Noriega, Juan Echanove o Karra Elejalde, entre otros. Todo aderezado con la participación de los más jóvenes y con el sentimiento de crecer con los pies en el suelo.

Un certamen “realizado con toda la ilusión” para que “el público acuda a todos los actos y para que la gente que le gusta el cine lo sienta cerca y hable con la gente que lo hace”.

PREGUNTA.- Este próximo sábado la XI edición del Festival sube el telón, ¿cuánto trabajo hay detrás?
RESPUESTA.- Siempre decimos que el Festival empieza cuando acaba el anterior, incluso si me apuras la última noche, en la fiesta, porque vas hablando con los invitados y te van sugiriendo cosas que incorporas más adelante. Es un trabajo de todo el año, va poco a poco y tiene diferente intensidad, pero sí que vas informándote de los rodajes para planificar si podrán estar durante el Festival. A partir de Semana Santa es cuando comienza el trabajo más intenso y ahora está todo más que preparado y la programación diseñada para esperar a los invitados y al público, que es para lo que hacemos el Festival.

P.- ¿Qué ambiente se respira en Tarazona estos días?
R.- Una cosa significativa, y que los invitados de fuera destacan, es que la gente de Tarazona lo vive como algo muy suyo. Desde el principio ha tenido una gran acogida y va en aumento: hay un lleno en los largometrajes, en los cortos asisten unas 200-250 personas de media, y subiendo cada año. Los invitados, una vez que acaban las sesiones, viven como cualquier vecino y la gente les pregunta, les da la enhorabuena por lo que han visto…

P.- Una de las actividades que se desarrolla durante los días del certamen es un taller de cortometrajes para jóvenes, ¿sirve para hacer cantera?
R.- No solamente es que sirva, sino que ya ha servido. Desde que hacemos este taller ha habido chavales que lo han hecho y han repetido varias veces, y que, desde hace dos o tres años, se han incorporado a labores de apoyo durante el evento, que es un trabajo importante. El objetivo del taller no solo es que surja una dinámica de crear escuela, sino también de hacer cantera.

P.- ¿Cómo se presenta la edición de este año?
R.- Esta edición se presenta una programación al gusto de cualquier espectador y consolidando las secciones principales, de largometrajes y de cortometrajes, con un amplio abanico de tipos de comedia, y por otro lado la matinal infantil. Además está el taller de cortos o la tarde dedicada a Paco Martínez Soria, que este año no solo tendrá una película sino que también se presentará un libro recién editado, “El don de la risa”, que gustará tanto a los amantes del actor como a los del cine en general.

Luego, de la clausura estamos muy contentos por homenajear a cuatro grandes nombres: Megan Montaner, Premio Revelación; Karra Ejalde, Talento de comedia; Eduardo Noriega, Proyección Internacional, y Juan Echanove, Premio Tarazona y el Moncayo. Creo que es la mejor guinda posible para que este festival sea el mejor de los posibles, y eso que nos intentamos superar cada año.

P.- ¿Cuántos cortos se han recibido este año?
R.- Se han recibido unos 250 y se han seleccionado 50, la verdad es que el límite es llenar cinco sesiones y se han quedado fuera cortos muy interesantes, pero nos limitaba el tiempo. Y eso que este año tenemos un poco más de duración, sin llegar a las dos horas porque luego hay un coloquio con la gente que viene a presentarlos. Perfectamente podrían haber sido 60 o más.

P.- ¿Qué conclusiones se pueden obtener de esos trabajos?
R.- El acceso a las tecnologías es cada vez más cercano y cada vez se nota en la calidad de las obras y la técnica es mejor. Antes era más complicado y había más diferencia entre cortos. Esta vez, salvando las distancias porque hay cortos con mayor y menor presupuesto, las diferencias se acortan y lo que queda, que es lo que nos gusta, es el guión, la historia y cómo se cuenta.

P.- Con más de diez festivales a la espalda, ¿su mentalidad ha cambiado?
R.- Aunque hemos ido creciendo año a año, la verdad es que nos hicimos hueco rápido en las primeras ediciones El objetivo sigue siendo consolidar lo hecho porque no queremos ser un San Sebastián o un Málaga, queremos mantenernos como estamos, evidentemente creciendo, evolucionando y mejorando pero siempre con los pies en la tierra. Además de consolidarnos a nivel nacional tenemos que seguir ahí y traspasar las fronteras para que Tarazona se oiga en cualquier rincón de España…de momento.

P.- ¿Qué poder tiene la comedia para transmitir ideas, sentimientos?
R.- Es un género que la crítica siempre lo considera como menor, pero que no lo es y de hecho muchos actores dicen que es más difícil hacer reír que hacer llorar en los dramas. La comedia, con la ironía o el reírse de forma sana de los problemas, es uno de los mejores vehículos para llegar a la gente. Y por supuesto, para la taquilla, la comedia y el terror son los géneros por antonomasia.

IMPORTANCIA ECONÓMICA DE LA CULTURA

P.- En un momento de crisis, ¿en qué punto están los apoyos que reciben?
R.- Este Festival está organizado, principalmente, por el Ayuntamiento de Tarazona, la Diputación Provincial de Zaragoza y cuenta con la colaboración de la Comarca de Tarazona y el Moncayo, son ellos desde donde surgió la idea y por lo tanto el Festival es suyo, nosotros somos gestores y eso es lo bueno.

El Festival nace de las propias instituciones y la verdad es que han sabido ver que lo que nació para homenajear a la figura de Paco Martínez Soria es un vehículo muy adecuado para promocionar la zona, que es también de lo que se trata, de que la cultura sirva para el desarrollo del territorio. El apoyo que recibimos es muy bueno.

P.- ¿Y cómo se nota esa promoción?
R.- Se nota en el retorno que tiene, principalmente, en la hostelería. Para empezar, más de la mitad del presupuesto del Festival vuelve directamente al propio entorno, más luego el propio dinamismo que origina en los comercios, en los restaurantes, gente de fuera para ver las secciones. El otro día hablando con los comerciantes nos decían que cada vez estamos siendo más necesarios y están viendo que es un apoyo.

P.- Sin embargo hay instituciones a las que se les acusa de todo lo contrario…
R.- El sector del cine en España siempre ha estado en crisis, pero cuando encima hay una “crisis”, el sector de la cultura es uno de los grandes perjudicados. Hay instituciones que deberían ser las principales en preocuparse por el desarrollo del cine y son precisamente las que más están recortando. Está habiendo otras organizaciones que pueden cubrir una parte porque no van a cubrir el hueco que tenía el Ministerio. Por ejemplo el Gobierno de Aragón está sufriendo importantes recortes en Cultura.

Si mezclas crisis y acceso a las tecnologías, afortunadamente hay gente o aventureros que siguen empeñados en hacer su trabajo lo mejor posible, solo que con menos presupuesto. Hay que agudizar el ingenio para hacer películas, pero en todas las franjas se ve que han bajado los presupuestos, que hay buen cine, pero que quizá hay menos. Puede haber un momento en el que se empiece a ver cada vez menos la riqueza cultural que tiene el cine en España y correr un riesgo grave de desaparecer.

LA PÉRDIDA DE ÁLEX ANGULO

P.- ¿Qué ha supuesto para el mundo del cine el fallecimiento de Álex Angulo?
R.- Era uno de los mejores actores que había en estos momentos en el cine español, con un talento fuera de toda duda. Aparte, era una grandísima persona muy querida y es una pérdida lamentable. Me podía esperar cualquier cosa de un rodaje menos esto que ocurrió tan tristemente.

P.- Además tenía un fuerte vínculo con la Comarca de Tarazona por el rodaje de “Bendita calamidad”, ¿cómo se sintió en el seno del equipo?
R.- La gente en el momento de ocurrir fue un mazazo que paralizó a todo el equipo porque era una persona muy importante y querida en el rodaje. Pero conforme pasaban los días, el apoyo y el ánimo de todo el mundo sirvieron para ver que Álex hubiera querido que la película se hubiera continuado y que terminarla era el mejor homenaje, y con ese ánimo se esta haciendo.